Some reflections on history of psychoanalytic technique

[Text in Spanish]: Este Encuentro se propone trazar la historia del trabajo psicoanalítico clínico desde Freud a nuestros días, con un enfoque a la vez retrospectivo y prospectivo. Trazar las líneas en que se va desenvolviendo la teoría a partir de la monumental obra freudiana, donde las ideas divergen y confluyen, es una labor difícil; pero más lo es estudiar de esta manera la técnica psicoanalítica. Los cambios en la teoría son por lo general notorios y ruidosos, se acompañan de enfrentamiento y polémica; los de la técnica son graduales y pueden pasar inadvertidos, aunque más de una vez originan conflicto y controversia.

Esta diferencia, sin embargo, es aleatoria, y cabe recordar que Freud siempre consideró que una característica distintiva de su método es que la teoría y la técnica van siempre unidas como los bueyes al yugo (‘Jutkim’). Yo coincido con esta afirmación; pero muchos psicoanalistas distinguidos consideran que la teoría es versátil y la técnica permanece igual a sí misma. Esto puede explicarse, a mi juicio, porque la influencia entre ambas no se da de inmediato y las prescripciones técnicas tardan en incorporarse a la práctica; lo que proviene del ejercicio profesional de cada analista y de la comunidad a la que pertenece.

Todos (o casi todos) estamos de acuerdo en afirmar que los trabajos técnicos de Freud de la segunda década del siglo sentaron las bases de nuestra praxis que siempre respetamos, sin desconocer las infinitas variedades en que se fueron presentando.

Voy a tratar de seguir el itinerario de los grandes cambios, sabiendo que no es sencillo contenerlos en esta exposición, y sin dejar de reconocer que en la selección pueden influir mis predilecciones personales y mi ignorancia. No me voy a ocupar de la evolución de la técnica en la psicosis, en los niños y la enfermedad psicosomática, la pareja y los grupos, porque de ello hablarán autorizados colegas, lo mismo que de la psicoterapia psicoanalítica. A pesar de haber dicho que la teoría y la técnica van siempre juntas, voy a circunscribirme a la técnica y dejaré de lado la evolución de la teoría, para no alargarme indebidamente y no entrar en polémicas. No he venido a Versailles a opinar sino a dar testimonio.

Un punto de inflexión en la historia de la técnica se produce cuando Freud abandona la hipnosis y recurre a la coerción asociativa (concentración), imponiendo sus manos en la frente de los enfermos para que surjan los recuerdos. Este procedimiento se insinúa en los primeros casos que Freud presenta en los Estudios sobre la histeria y se utiliza ya cumplidamente en 1892 con Isabel de R. En ese momento, Freud descubre claramente la resistencia, ya que advierte que el olvido es un proceso activo de no querer recordar.

Descubrir que la resistencia existe y está siempre presente lleva de la mano a Freud, determinista à outrance, a abandonar la coerción asociativa por la asociación libre. Este paso, que se da hacia 1896 ó 1897, funda el psicoanálisis. A ello se refiere Freud seguramente cuando afirma, en las Palabras preliminares del caso Dora, que «la técnica psicoanalítica ha experimentado un vuelco radical» (A.E., 7:11) desde que se publicaron los Estudios en 1895. Vale la pena recordar que Fragmento de análisis de un caso de histeria apareció en 1905, pero fue escrito en enero de 1901, un mes después de interrumpido el tratamiento, que duró tres meses y terminó el 31 de diciembre de 1900. Es legítimo suponer, como Strachey (1953), Alain de Mijolla (1984) y otros estudiosos, que la afirmación recién transcripta data de enero de 1901. Puede afirmarse, entonces que, ya antes de tratar a Dora, Freud practicaba cabalmente el psicoanálisis.

Según se desprende de ese historial, Freud utiliza con Dora la asociación libre y la interpretación de los sueños, no menos que sus actos sintomáticos, hasta que ella lo sorprende con su decisión de interrumpir el tratamiento. En ese momento Freud se da cuenta, aunque tarde, de que Dora le ha transferido su conflicto con el Sr. K; y este contratiempo le permite completar su concepción de la transferencia, que ya había descubierto en el cuarto capítulo de los Estudios sobre la histeria (Breuer y Freud, 1895). […]

R. Horacio Etchegoyen
leave a comment

Download full text (text in Spanish)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *