El goce hipocondríaco y la sociedad medicalizada

El hecho de que la muerte sea inevitable convierte al narcisista en hipocondríaco, pues hace de la presencia sana de uno mismo en el futuro un asunto sumamente incierto.

Dado que al hipocondríaco, además de su estructura psíquica, también lo hace el entorno, el exceso de medicalización, que llega al extremo de convertir lo normal en síntoma, multiplica la hipocondría.

En este contexto, el lema «más vale prevenir» se convierte en un generador de problemas. El resultado es un incremento inmenso del sufrimiento humano.

Javier Peteiro Cartelle
déjale un comentario

Descargar texto completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *