En recuerdo de Nouhad Dow Mawad. Ana Rosa Vidal