Una mirada crítica a la teoría bisexual

No se trata de borrar las diferencias sexuales entre los sujetos, sino de acentuarlas aún más. Cualquiera sea la posición sexual no puede ser considerada como formando parte de un grupo homogéneo, tampoco debe privilegiarse la heterosexualidad sobre otras formas de posición sexual. La diferente composición, sostenida por una mezcla singular de las pulsiones sexuales, hace de cada sujeto sexual un ser irrepetible. No se puede hablar del sexo de un modo genérico y uniforme, no hay un solo sexo verdadero, sino una múltiple versión sexual. El carácter polimórfico del sexo lo hace variado en sus formas e inasible como esencia.

Adolfo Berenstein
déjale un comentario

Descargar texto completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *