Ciencia y clínica

Resumen

Se aborda la relación entre dos miradas, la científica y la clínica, a la hora de contemplar al ser humano en su sufrimiento. La singularidad subjetiva dificultará siempre un enfoque estadístico simplista como el que subyace a la llamada medicina basada en la evidencia. La importancia de lo inconsciente subraya la irreducibilidad de la mirada clínica a la científica, aunque la primera acoja los avances que la ciencia aporta al conocimiento del organismo humano.

Palabras clave
Ciencia, clínica, sufrimiento.


Texto

Cuando hablamos de clínica aludimos al binomio salud-enfermedad. En 1948, la OMS estableció un concepto de salud que nos hizo a todos enfermos, ya que la definió como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». No es un tema menor esta definición porque, desde ella, se respaldan, en la práctica, la obligación hedonista y la medicalización generalizada.
[…]
A la hora de considerar la vida, la enfermedad y la muerte, dos grandes miradas son posibles sin salir al ámbito filosófico, aunque lo impliquen; se trata de la mirada científica y de la mirada clínica, entre las que se dan encuentros y disonancias.
[…]
Acercarse a la ciencia supone una perspectiva fascinante desde tres vertientes, la epistémica, la aplicativa y la estética. La ciencia nos muestra una contemplación de lo existente que abarca muchos órdenes de magnitud, tanto en la dimensión espacial como en la temporal. A la vez, en un rango de esos órdenes aparece también el ámbito de lo complejo, de la vida. Ese conocimiento ha sido exitosamente aplicado al mantenimiento de nuestra salud y a que llevemos una vida más confortable. A la vez, lo que la ciencia muestra es de una extraordinaria belleza.
[…]
En el ámbito del sufrimiento humano, la mirada científica ha de armonizarse con la perspectiva clínica asociada a la subjetividad, algo que ha de suponer siempre una relación singular. Hay varios aspectos de la mirada científica que pueden favorecer o distorsionar la relación clínica. […]

Javier Peteiro Cartelle
déjale un comentario

Leer en pantalla texto completo

navegador no compatible


Descargar artículo completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *